arte

FOUETTE, O LA FÍSICA DE LAS BAILARINAS

Fouette_Voolao

El Lago de los Cisnes, y sus 32 temidas vueltas en punta

En el 3º acto del lago de los cisnes, el cisne negro realiza uno de los bailes más temidos y anhelados en el mundo del ballet. Una de las secuencias más difíciles se realiza completamente en punta, la bailarina gira 32 veces sin parar, siempre con un solo pie sobre el piso, el cual le sirve de eje. La otra pierna, alterna movimientos para generar el impulso que necesita para sostenerse durante esos complicados 30 segundos.

Un trompo en perpetuo movimiento, giros espectaculares que son llamados fouettes.
Fouette es una expresión francesa cuyo significado es: azote, latigazo. Se designa a un tipo de giro propio del ballet clásico.

Fouette_Voolao

La física, disciplina y estética se unen para crear este hermoso movimiento que requiere de gran concentración, fuerza y estilo. Para poder lograrlo, la bailarina se impulsa con ambos pies, apoyando solo uno. Con este primer impulso, la bailarina comienza a girar, pero la verdadera complicación es poder mantenerse girando sin parar. La rotación genera fricción entre la zapatilla y el piso, lo que va frenando los giros de la bailarina, a esto se le aumenta el viento que se genera y el peso de la bailarina. Así que ¿Cómo se mantiene girando? Para lograr esto, cada giro, mientras ve hacia la audiencia, la bailarina apoya de nuevo completamente su pie e inmediatamente vuelve a subirse a la punta. Esta acción de empujar el piso con el pie, le genera la fuerza necesaria para volver a impulsarse. Al mismo tiempo, abre sus brazos para mantener el equilibrio, siempre manteniendo su balance.

La bailarina entonces realiza una pausa cada vuelta para bajar el pie, pero ¿Por qué no lo notamos? La pierna elevada nunca deja de moverse, actuando como una propela que la ayuda a continuar con los giros.

Fouette_Voolao

El Lago de los Cisnes
Probablemente el paso más notorio en el repertorio del ballet clásico son los 32 fouettes que realiza Odile. La seductora villana es una hechicera, y los 32 giros ayudan a crear una ilusión mágica, aunque la física es la responsable de que esto sea posible.
Hay algunas variaciones a esta secuencia, en las que la bailarina avanza en el escenario alternando los pies, pero la secuencia ideal de los 32 fouettes nunca se desplaza del punto inicial.

Fouette_Voolao

Los hombres también realizan fouettes, pero la maravilla de las bailarinas es que lo hacen en punta. Los 32 fouettes de Odile no es el paso más difícil en ballet, pero si el más expuesto, ya que cualquier error no podría pasar desapercibido, además de que se genera una expectativa en el público al punto en que éste cuenta cada vuelta que Odile da.
Incluso ha habido reconocidas bailarinas como Anna Pavlova y Alexandra Danilova que prefieren evitar los fouettes con pasos alternativos.

Los 32 fouettes se volvieron famosos en 1890, y tras 127 años siguen maravillando a la audiencia, no solo por la destreza que se requiere, sino por la interpretación que las bailarinas logran imprimir en un paso donde además de requerir concentración, pueden hacerlo de forma ágil, bella, y sobre todo musical.

FUENTE NY Times

Subir